Saludo del párroco

saludo-del-parroco

Con mucha alegría y satisfacción comenzamos a publicar a través de este medio todo lo relacionado con la parroquia. Ya podemos decir que la parroquia de San Blas de Cáceres está en Internet.

Desde que en la muy temprana Edad Media los monjes de los conventos comenzaron a poner por escrito lo que se decía de palabra para hacerlo llegar a todos los sitios donde pudieran, la Iglesia ha sabido aprovechar todos los recursos a su alcance para la transmisión del evangelio. Esta preocupación tan evidente al principio, con el desarrollo espectacular de la técnica se ha quedado un poco o bastante rezagada. Esto no quiere decir que no intente estar a la altura, pero quizá por falta de medios, queda mucho por hacer.

Los medios de comunicación social son el recurso más importante para hacer llegar a cuantos más mejor, lo que hacemos realidad en la parroquia, que no es otra cosa que transmitir con nuestras palabras y con nuestras obras que el mensaje de Jesús tiene sentido y que es válido para los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

No nos mueve otra intención que hacer llegar a todos los rincones del mundo a través de la red lo que de otra manera se quedaría en los límites de nuestra parroquia o a lo sumo en el territorio de nuestra Diócesis. A partir de ahora los cambios de horarios de las celebraciones, las programaciones de los grupos parroquiales, las acciones de los niños de catequesis, el temario del catecumenado de adultos, las fiestas de San Blas, nuestras reflexiones personales…. en una palabra todo lo que hacemos, podrá ser conocido al mismo tiempo por alguien que vive en un bloque de la avenida Héroes de Baler o por una persona que viva al norte de Australia o al sur de la Argentina más profunda, lo podrá hacer, si tiene la posibilidad de pulsar una tecla de su ordenador.

La realización de la página web de la parroquia es por lo tanto un medio de evangelización y con ese fin lo hacemos. Agradecemos a todos lo que hacen posible esta acción parroquial, queremos que la misma nos ayude a ser más fieles y, sobre todo, más coherentes con lo que decimos creer, porque más personas van a conocer lo que decimos y eso debe aumentar nuestra responsabilidad.

Un saludo de vuestro párroco.