mateo-6-19-d

Agila palante

Catedral de Coria

Fotografía: Miguel Pozo Garzón (Creative Commons)

Habría que preguntar, a quien corresponda, por qué allá por 1983, cuando se aprobó el Estatuto de Autonomía, se hizo coincidir el día de la región con la fiesta litúrgica de la Natividad de Nuestra Señora. Tendría que ser una razón de peso, imagino. Si digo que ese mismo día se celebra la advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, la cosa puede comenzar a tomar sentido. Aunque, por supuesto, el asunto desborda la intención de esta columna, es un tema que puede dar mucho de sí, y que invito a pensar a quien le interese.

Me ha gustado la campaña institucional de este año y la intención de la misma. Y me ha gustado porque nos anima a mirar hacia adelante y no perder de vista el futuro, lo cual es una aspiración muy loable, y porque lo hace con un guiño al castúo (dialecto o lo que sea), que representa no solo lo más típico, sino sobre todo lo más esencial de cualquier comunidad, como es el lenguaje. Unos cuantos entusiastas estudiosos de la tierra intentan dar forma a esta manera de hablar y de comunicarse, pero tienen muchos problemas, dificultades, y seguro que muy pocos apoyos. No dejar perder lo que es propio de cada sitio, no es algo sin importancia, sino que en su justa medida debe ser una preocupación de los que pueden y deben hacer algo. La Iglesia católica se ha preocupado, muchas veces a lo largo de la historia, de conservar lo más específico de cada sitio, pero creo que este no es el caso.

Cuando estamos a punto de comenzar el nuevo curso pastoral, este lema nos puede venir muy bien. Sobre todo cuando es un curso en el que vamos a comenzar a recorrer juntos un camino que tiene que llevarnos a fundamentar mejor lo que creemos. La flecha del cartel indica que la dirección de nuestro caminar siempre es hacia adelante, no puede haber retrocesos, podremos hacer paradas para repensar cosas, pero nunca podemos volver la mirada. O sea, que tenemos que ser como aquellos primeros coches que no tenían marcha atrás.

Cada uno en su parroquia, comunidad, grupo o asociación debe estar preparándose para lo que tendremos que hacer los próximos meses, esa debe ser la actitud en estas fechas. Y siempre estando dispuestos a poner a disposición de todos lo mejor que cada uno tiene dentro.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone