mateo-6-292

Año nuevo

Invierno

Estaba buscando un calificativo para el año terminado, y al final no he puesto ninguno, porque todos los que se me ocurrían me llevaban al dichoso virus, y no me apetece nada seguir con la matraca de lo mismo. Seguimos día tras día batiendo record de contagios, y la única medida que se toma es ponernos obligatoriamente las mascarillas ¡al aire libre!, no hay quien se aclare. Seguimos con el miedo en el cuerpo, aunque no sea más que por el dichoso confinamiento. Sea lo que fuere ya llevamos tres pinchazos.

Ahora que lo pienso, algo que tenga que ver con la historia de los pinchazos, pudiera ser la mejor denominación para el 2021. Solo el recuerdo de los que no superaron la enfermad no hace ser muy comedidos a la hora de hablar del asunto.

La invitación a echar la vista atrás y recordar lo vivido nunca viene mal, por eso en la medida de lo posible, hay que asumir todo lo que nos ha pasado y no solo escribirlo en el gran diario de nuestra vida, sino asimilarlo como tal, y demostrar nuestra madurez corrigiendo lo negativo y potenciado lo positivo.

Como acontecimiento diocesano, es inevitable destacar la noticia que se producía en el último mes, noticia del que será (Dios mediante) nuestro nuevo Obispo Don Jesús. Deseamos que su conocimiento de la Diócesis, sea todo lo rápido que pueden ser estas cosas. Antes, los obispos solían venir acompañados de algunos sacerdotes conocidos por ellos que ocupaban después puestos destacados, ahora vienen solos, por eso son muy importantes las primeras informaciones que reciben. Los tonos que escuche deberán ser los mas representativos posibles. Sus nombramientos iniciales serán los primeros indicadores de “la línea” de su ministerio. Porque línea habrá, eso seguro.

La Diócesis necesita coger velocidad, sin prisas, pero sin pausa, asumiendo la realidad de lo que somos. Tiene algo muy a su favor, seguir la estela marcada por el papa Francisco, en la que predominan palabras como: sinodalidad, humildad, transparencia y servicio a los mas pobres, y evitando, por lo tanto, todo lo que signifique prepotencia, opacidad y prejuicios interesados.

Espero que el año de los “tres patitos” nos traiga lo mejor a todos, también a nuestros lectores. Los Reyes Magos, están esperando nuestras peticiones, según tengo entendido este año están preparados para traernos lo mejor.

¡FELIZ NAVIDAD Y FELICES REYES!


Volver a arriba