mateo-6-15-d

Comienza la fiesta

mateo-6-15

Las luces de colores que comenzaron a encenderse en las calles comerciales de las ciudades grandes y pequeñas, cuando todavía no había acabado noviembre, han desaparecido, los anuncios luminosos se han apagado, el bullicio, el confeti, el cotillón, la fiesta, quedó atrás, ahora solo queda volver a lo de siempre, las rebajas y sobre todo la cuesta de enero. ¿Qué pasó?, todo el jaleo montado para celebrar el nacimiento del niño en Belén ¿terminó?, ¿guardamos las figuritas para el año próximo?, todo los buenos deseos que nos hemos deseado unos a otros ¿los olvidamos?, ¿se acabó la Navidad?

No. No. No. Las figuritas del Belén las recogeremos y las empaquetaremos bien para el próximo diciembre, pero todo lo demás ha sido una ilusión (no digo un engañabobos porque suena mal). Ha sido una ilusión si nosotros nos hemos dejado atrapar por ella.

Ya dijimos que la Navidad se vive en el corazón de las personas, y eso no dura quince días. Cuando uno lleva la paz y los deseos de felicidad (sí, esos que nos hemos deseado tanto) a las gentes con las que vive todos los días, Jesús vuelve a nacer otra vez, o sea que es Navidad, así de fácil y así de sencillo. Cuando, durante todo el año, vemos el comportamiento de hombres y mujeres que desinteresadamente hacen cosas increíbles por los demás, solo porque un día un niño nació en Belén, vuelve a ser Navidad.

La verdadera fiesta, la auténtica fiesta comienza ahora, ese Jesús del que celebramos su nacimiento, va a empezar su recorrido desde el lago de Galilea a Jerusalén, va a comenzar a predicar su Buena Noticia, buena noticia que es auténticamente renovadora y novedosa: llamará a Dios Padre (Mateo 6), dirá que los bienaventurados serán los pobres, y para los judíos algo impensable el Templo ya no será el centro sino que el centro será el corazón de las personas.

Comenzará a hablar con mujeres, tocará a los leprosos, se autoinvitará a casa de los pecadores, perdonará a las adúlteras, y para colmo se hará pasar por Hijo de Dios.

Lo que os decía, la fiesta comienza ahora y tendremos ocasión de irla celebrando y conociendo domingo a domingo a través de la lectura del evangelista Mateo. La invitación a la misma la tienes en el buzón de tu casa, si quieres responder ya sabes lo que tienes que hacer. Como este año la cuaresma no comienza hasta marzo, cada fin de semana tendrás ocasión en tu parroquia de ir descubriendo lo que Jesús de Nazaret quiere comunicarte a ti precisamente. No te lo pierdas.

¡Feliz Año para todos!


Volver a arriba