mateo-6-65

“El Dioce” 1965-2015

Colegio Diocesano (Cáceres)

Por los comienzos de los años 60 la mente de Don Manuel LLopis comenzó a vislumbrar la necesidad de construir en Cáceres un centro educativo con internado, que fuera referencia en la ciudad. Las motivaciones que lo movieron fueron dos: una, acoger a los niños cuyos padres habían tenido que abandonar su tierra, para ganarse la vida lejos de sus casas en los países de Europa que demandaban mano de obra, y dos que el centro fuera también una semillero de vocaciones al sacerdocio.

En el mes de mayo de 1965 las máquinas empezaron el movimiento de tierra en lo que era el campo de futbol de los seminaristas teólogos. Las obras duraron dos años pero en septiembre de 1965 el Colegio comenzó a funcionar en el edificio de seminario.

Para dirigir el proyecto Don Manuel puso al frente del mismo a uno de los sacerdotes más brillantes de la Diócesis de entonces, Don José Luis Cotallo. Don José Luis se rodeo de una serie de profesionales que destacaban sobre todo por la ilusión y las ganas de trabajar que tenían. Con esos ingredientes el colegio se fue asentado y poco a poco fue ganando prestigio en los ambientes pedagógicos capitalinos.

La muerte prematura de Cotallo (1970) no restó empuje a la empresa, porque los directores que le sucedieron continuaron con las mismas ganas y el mismo entusiasmo.

El colegio se fue adaptando (no sin dificultades) a los cambios de los innumerables planes educativos que ha tenido que ir asumiendo a lo largo de todo este tiempo. Con mucho empeño y sacrificio por parte de todos se ha logrado llegar hasta hoy, cincuenta años de historia. Ahora falta, lo más importante, seguir construyendo el futuro, esa obra está por hacer, y en ella deben involucrarse todos los que forman parte de la comunidad educativa actual.

Como el edificio se hizo en un antiguo campo de futbol es posible que eso influyera en que el colegio se distinguiera desde sus inicios en la importancia que se daba a la práctica deportiva. Desde el “contamos contigo” de los años setenta hasta ahora, el deporte, y sobre todo el fútbol ha sido un referente para el centro. En la actualidad su equipo juvenil lleva el nombre del “Dioce” por gran parte de la geografía del país.

¡Felicidades a toda la familia del “Dioce”!


Volver a arriba