mateo-6-107

El edificio del seminario

Seminario de Cáceres

Fotografía: Alberto Mateos

En 1950 el ayuntamiento cedió a la Diócesis de Coria-Cáceres, por una cantidad simbólica (eran otros tiempos) unos terrenos en la zona noroeste de la ciudad, en concreto al lado de la carretera de Trujillo, para la construcción de un nuevo Seminario. Don Manuel Llopis Iborra con la audacia constructora que le caracterizaba, no perdió el tiempo y en 1954 se inauguró.

Desde entonces hasta el 2013 el edificio no había sido tocado prácticamente para nada, salvo algunas obras menores. El paso del tiempo hizo que la obra que se construyó para acoger exclusivamente a los seminaristas de entonces, no respondiera en la actualidad a las nuevas exigencias, tanto tecnológicas como de servicio. Era necesario un replanteamiento nuevo y adecuar el edificio a las nuevas exigencias.

El actual obispo Don Francisco Cerro Chaves, una vez realizadas las consultas oportunas, decidió que había llegado el momento de llevar a cabo la remodelación. Sin tocar su aspecto externo, el interior ha sido totalmente cambiado y actualizado.

La casa acogerá a los seminaristas de ahora (menos que antaño) pero sobre todo será un edificio de referencia para la Diócesis (ya lo era) y para la ciudad. Para la Diócesis, porque acogerá las actividades de los grupos diocesanos que lo requieran, ofreciendo todo lo necesario para charlas, conferencias, encuentros o convivencias y para la ciudad porque ofrecerá un salón de actos para actividades culturales, una biblioteca de literatura, filosofía y teología (10.000 ejemplares en la actualidad) para consultas y estudio para todo el que quiera utilizarla, una sección de libros (antiguos y modernos) relacionados con Extremadura, su tierra y sus gentes digna de valorar, y un archivo histórico (25.000 ejemplares, con algún incunable, y publicaciones desde el XVI hasta el siglo XX) abierto a los investigadores que quieran hacer uso de él.

La Diócesis ha hecho un esfuerzo económico para realizar la obra, pero siempre pensado que merecía la pena ya que valoraba más el servicio que la misma va a prestar. Desde aquí un agradecimiento a todos los que han hecho posible esta próxima realidad.

El año 2017 será el año de la inauguración del nuevo edificio, esperamos con impaciencia que llegue el momento, y deseamos que todas las ilusiones que se han puesto en él se hagan realidad.