biografias-3-d

San Cirilo y San Metodio

biografias-3

Cirilo (827–869) y Metodio (815–885), también conocidos como los apóstoles de los eslavos, fueron dos hermanos provenientes de Tesalónica (Grecia), que se convirtieron en misioneros del cristianismo primero en Crimea y después en el Imperio de la Gran Moravia (Este de Europa). Se les considera inventores y expansores del alfabeto propio de las lenguas eslavas. En 2013, Eslovaquia emitió una moneda conmemorativa en honor de ambos santos.

Tras la muerte de su padre, Cirilo se marchó a Constantinopla, la capital del Imperio bizantino, en cuya universidad imperial estudió y donde se relacionó con ilustres educadores. Ocupó el cargo de bibliotecario de la basílica de Santa Sofía, el edificio eclesiástico de mayor importancia en Oriente, y posteriormente fue profesor de Filosofía. De hecho, sus logros académicos le hicieron ganarse el apelativo de Filósofo. Mientras tanto, Metodio emprendió la misma carrera que su padre: la administración política. Alcanzó el cargo de arconte (gobernador) de una provincia bizantina fronteriza en la que vivían muchos eslavos. Pero se retiró a un monasterio de Bitinia (Asia Menor), donde se le unió Cirilo en 855. En 860, el patriarca de Constantinopla envió a los dos hermanos a cumplir una misión en el extranjero entre los kázaros, pueblo que moraba al nordeste del mar Negro y que aún dudaba entre el islam, el judaísmo y el cristianismo. Antes de llegar a su destino, Cirilo se quedó durante algún tiempo en Quersoneso (Crimea), donde, en opinión de algunos especialistas, aprendió hebreo y samaritano, y tradujo una gramática hebrea al idioma de los kázaros.

En el año 862 fueron invitados por el príncipe Ratislav I para propagar el cristianismo en lengua eslava en la Gran Moravia, cosa que hicieron hasta sus muertes, en 869 (Cirilo en Roma) y 885 (Metodio en Gran Moravia), respectivamente.

Para llevar a cabo su misión, y gracias a los conocimientos de la lengua eslava que tenían (su madre era búlgara), desarrollaron la escritura glagolítica, mediante la cual tradujeron las Sagradas Escrituras al antiguo eslavo. El papa Adriano II otorgó en 867 una bula por la que se reconocía el uso del antiguo eslavo en la liturgia, uso que sigue recibiendo en varias iglesias ortodoxas eslavas.

Posteriormente según algunos historiadores, los dos religiosos continuaron su viaje convirtiéndose en los primeros maestros de la doctrina cristiana para el Gran Príncipe Géza de Hungría, quien era aún pagano. Si bien el primer acercamiento fue con doctos ortodoxos, posteriormente los húngaros se cristianizarían bajo el rito católico romano, tras la iniciativa de Otón III del Sacro Imperio Romano Germánico y la actividad evangelizadora de San Adalberto de Praga.

Ambos hermanos están canonizados en la Iglesia Ortodoxa y en la Iglesia Católica subieron a los altares en 1880. El papa Juan Pablo II los elevó a la categoría de patronos de Europa en 1980. Se les conmemora el 14 de febrero en las Iglesias Católica, Evangélica y Anglicana. La Iglesia Ortodoxa dedica el 14 de febrero a Cirilo y el 11 de mayo a ambos hermanos.

En la República Checa y Eslovaquia es fiesta nacional el Día de San Cirilo y San Metodio, el 5 de julio, fecha en la que se cree que llegaron a la Gran Moravia. En Bulgaria, el 24 de mayo se celebra la fiesta nacional del Día de la cultura y educación búlgaras y del alfabeto eslavo, que coincide también con la festividad de estos dos hermanos.


Volver a arriba