mateo-6-302

Tristeza, dolor y sufrimiento

Valla de alambre

A las personas “normales”, a aquellos que cada mañana su preocupación es hacer bien su trabajo, cooperar con todos los compañeros en lo posible, y hacer las cosas todo lo mejor que saben y pueden; a aquellos a los que las responsabilidades familiares ocupan buena parte de su tiempo, y su lucha diaria es ganarse un sueldo fundamental para seguir viviendo; a aquellos que en los fines de semana pueden disfrutar de un “rato” para el asueto y las aficiones, para así poder afrontar la semana siguiente; a toda esta “gente corriente” hay muchas cosas de los desastres de la guerra que se le escapan y no entienden nada.

No entienden, por ejemplo, que algunos intenten justificar la agresión, porque la OTAN había actuado muy alegremente con sus deseos de expansión, y esta mala política explica que haya cuatro millones de refugiados, miles de muertos, niños asesinados, enfermos rematados, y destrucción total de la vida para cantidad de personas. Pero ¿Cómo es eso posible?, ¿Qué explicación puedo dar?

¡Hay que ser más realistas! Podéis gritarme. Me niego a aceptar que esto tiene que ser así.

A esas personas de las que os hablo, les preocupan los nombres y apellidos de los que sufren esta realidad. Recuerdo la foto de aquel niño muerto en una playa cuando intentaba llegar a algún sitio donde poder vivir. A estas personas les preocupan la cantidad de niños como este que han perdido la vida en Ucrania, como Kirill de un año de edad, murió el cuatro de marzo al ser bombardeada su casa.

Les preocupa esa familia de Irpin, ciudad cercana a Kiev, una pareja y sus dos hijos, uno adolescente y una niña pequeña, muertos en la calle y agarrados a las maletas donde llevaban lo poco que pudieron recoger, ya no importa, no les servirá para nada.

Anastasia Yalanskaya, 26 años, murió cuando llevaba comida a un refugio de animales. No quiso huir de Kiev, para intentar a ayudar en lo que pudiera, pero las balas no respetan a nadie.

Volodymyr Nezhenest, 54 años, psicólogo infantil, se ofreció voluntario para lo que fuera, murió al poco tiempo tiroteado a discreción en uno de los asaltos.

Son nombres concretos de personas que hace tres meses vivían con normalidad, ¿Qué pensarían ellos sobre el equivoco de la OTAN, o sobre los deseos imperialistas de individuos sin escrúpulos?

Mucho ánimo para todos.


Volver a arriba