mateo-6-99

Una santa como Dios manda

Madre Teresa del Calcuta

Fotografía: Manfredo Ferrari (Creative Commons)

Entendedme el título de la columna de esta semana, no es que en el extenso santoral de la Iglesia Católica haya santos de primera, segunda o segunda B, no quiero decir eso, todos los declarados santos sobresalieron en algún aspecto que la Iglesia consideró fundamental para su tiempo. Pero si es verdad que en esa larga lista hay uno o unos cuentos que por lo que sea nos tocan “la fibra” a cada uno de los creyentes de forma especial. Sobre todo aquellos en los que reconoces que lo que ellos hacen es lo que habría que hacer, pero que tú no lo haces.

Agnes Gonxha Bojaxhiu (26/08/1910), son el nombre y la fecha de nacimiento de la Madre Teresa de Calcuta. Todo lo que ella tenía que decir de sí misma lo dijo en estas tres líneas: “He nacido en Albania. Ahora soy una ciudadana de la India. También soy una monja católica. En mi trabajo pertenezco a todo el mundo pero en mi corazón solo pertenezco a Cristo”, después ya no dijo nada más.

Por aquello de que si el santo nace o se hace, Agnes recuerda estas palabras de su padre y estos gestos en su casa: “Hija, no tomes nunca, no aceptes un solo trago sin compartirlo con los demás”. “Todos los días había alguien a la mesa a comer, creía que eran familiares, pero luego comprendí que eran pobres, gente que no tenía nada”.

Con diecinueve años llega a Calcuta. En 1946 funda las Misioneras de la Caridad. La Madre Teresa no tuvo ningún problema en remangarse su hábito y recoger a aquel enfermo tirado en la calle. En cuidar de aquel niño sucio, mal vestido, abandonado que deambulaba por la ciudad. En acompañar noche y día a aquellos que necesitaban de ella. No les pedía DNI, ni su cuenta corriente para ayudar en los gastos, no, lo hace porque todos ellos son Hijos de Dios y reflejos del rostro de Jesús.

El Papa Francisco nos propone a los que queramos escucharlo el modelo de esta mujer frágil físicamente pero grande en convicciones. La Iglesia que quiere hacer llegar su mensaje al corazón de los hombres y mujeres de hoy ya tiene un nuevo modelo en quien fijarse.


Volver a arriba