mateo-6-54-d

Vamos echando el cierre

Sombrilla

Fotografía: Guillermo Viciano (Creative Commons)

Como ya os podéis imaginar, el título de esta semana es una manera de hablar, lo que tenemos entre manos no se detiene, no se acaba nunca, pero si el encabezamiento vale para estas tres cosas: convencernos de la importancia de la programación pastoral, de la necesidad de la revisión de la misma y de lo imprescindible que es un tiempo de descanso, me doy por muy satisfecho con lo que pretendo con él.

Creo que hemos avanzado mucho en lo que dice relación a la programación de la actividad pastoral tanto parroquial como diocesana, quien más, quien menos, al comienzo de curso se elabora sus objetivos, se propone un lema, y los mismos iluminan unas cuantas acciones que se llevarán a cabo a lo largo de los meses.

Si como decía en la programación hemos dado pasos, no creo que lo hayamos hecho también a la hora de la evaluación, esto nos cuesta más, y es una actividad fundamental para el progreso en lo que se hace, con una evaluación bien hecha te das cuenta de los porqués, tanto, si lo has hecho bien, como si lo has hecho mal, si no soy capaz de revisar lo que he programado o es porque no he programado bien, o porque me da miedo enfrentarme con los resultados que pueda haber tenido.

Poco a poco también nos vamos dando cuenta de lo importante que es tener un tiempo de descanso, o mejor, un tiempo en el que hagas cosas distintas a lo que estás haciendo el resto del año, es verdad que la personalidad de cada uno juega un papel decisivo en esta necesidad, pero también es verdad que de una u otra manera todos necesitamos relajar nuestra mente y nuestro espíritu de aquello que nos tiene ocupados a lo largo del curso.

Además los retos que se nos vienen encima nos van exigir una dedicación y una entrega generosa. Tendremos que sacar adelante, con los grupos sinodales, el estudio de los cuatro temas que el Sínodo nos propone, y eso nos pedirá una organización y un trabajo extra. El convencimiento de que todos tenemos que algo que aportar y lo importante que es lo que cada grupo pueda decir es lo que debe motivarnos en el empeño.

Al finalizar un nuevo curso no olvidéis aquello del poeta “caminante son tus huellas el camino y nada más…”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone