V-pascua-a-d

Vosotros sois mis amigos

V-pascua-a

Francisco Cerro Chaves | Fuente: Alfa y Omega

Aquel hombre que viajaba en avión presumía de cuantos amigos tenía. Hablaba de miles. El que estaba a su lado, en el asiento, le comentó:

«¿Me deja usted que le haga cuatro preguntas para descubrir verdaderamente cuántos amigos tiene? La primera es a cuántos invitaría a su boda». Le respondió que a unos quinientos, a lo que le contestó el que le preguntaba: «Ya se ha rebajado un poco la cifra de amigos que dice que tiene. La segunda pregunta es a quiénes invitaría al bautizo de su primer hijo». Respondió que a unos setenta. Lo cual bajó, también, sensiblemente la cifra de amigos que decía tener. Luego le preguntó que a quién comunicaría que le habían diagnosticado una enfermedad grave. Respondió que a unos cinco. Por último le dijo: «¿A cuántos le gustaría hablar poco antes de morir?» Respondió que a dos o tres. Entonces, le dijo el compañero de asiento: «Éstos últimos son, verdaderamente, los amigos que usted tiene».

Jesús nos llama amigos. Jesús es el Amigo que nunca falla. Si nos ha demostrado su amor de pasión muriendo, nos demuestra que nos ama como Amigo resucitado, porque su amistad es vivir para el servicio del otro. Es verdad lo que decía aquel refrán árabe: Se podrá olvidar al amigo con quien reíste, pero nunca con el que lloraste. La amistad de Jesús es una amistad real. Él es el amigo que no falta a la cita, que se encuentra siempre disponible, que nunca se desentiende, que aguanta y nos acepta como somos y hasta el último momento.

Jesús quiere una amistad y un amor como Él nos ha amado. Esto es impresionante y muy consolador. Es amigo siempre porque nos ama con toda la fuerza de su Corazón redentor y porque nos invita a querer siempre a los que Dios pone en nuestro camino. Nos llama a hacernos de verdad amigos de verdad de los que nos acompañan en el camino de la vida. El hombre de hoy, sobre todo los jóvenes, no sabe distinguir entre admiración y amistad. Compruebo que muchos jóvenes llaman amigos a los que admiran. No es así. La amistad exige mucho más que la admiración. Podemos admirar a Jesús. ¡Es admirable! Pero la realidad es mucho más rica, ¡es amigo de verdad!

Esa amistad exige conocimiento mutuo, exige ponerse en lugar del otro, estar a las duras y a las maduras. Los buenos amigos son como el buen vino, conforme pasa el tiempo se hace de más calidad, de mejor sabor.

Jesús es Amigo y nos recuerda que el mandamiento nuevo, el que nos ha traído toda la novedad del Evangelio, tiene mucho que ver con su manera de amistad: Como Yo os he amado. Vosotros sois mis amigos, nos dice Jesús, y de pronto estalla en nuestro corazón la alegría de ser su amigo para siempre.


Volver a arriba